Más de una década contándote todo el deporte

 

Jorge tiene treinta años y piensa que su vida no puede empeorar. Su trabajo le deprime y su novia le deja cuando él le pide matrimonio. Pero aunque parezca mentira, las cosas siempre pueden ir a peor y como muestra sólo hay que echar un vistazo a sus amigos: Ramón no sabe que le saca más de quicio, si las ocurrencias de su mujer, o su más que perdida lucha contra la alopecia; Gonzalo lleva tanto tiempo estudiando derecho como buscando novia, y a este paso no parece que vaya a conseguir ninguna de las dos cosas; Carlos aspira a ser un gran actor pero no ha pasado de ser secundario en la teletienda; Miguel es policía y padre de familia pero su sueño es ser cantautor, lo que saca de quicio a su mujer.

 

El único que parece llevar controladas las riendas de su vida es Antonio, pero eso no quiere decir mucho teniendo en cuenta que acaba de salir de la cárcel. Creen que ha llegado el momento de cambiar sus vidas y la brillante solución que encuentran es volver a montar el equipo de fútbol que tenían de jóvenes, y por fin ganar algo en su vida, aunque sea un trofeo de fútbol.

 

La película 'Días de fútbol' se estrenaba en septiembre de 2003. Su proyección se convirtió en todo un fenómeno para la época, teniendo en cuenta que se trataba de una película española de presupuesto bajo. La temática del balompié y su acercamiento al español más añejo, ese de chándal y camisa, manejaba los hilos del cine dramático, de parodia y comedia ralista. Su fútbol contrastaba por el que veíamos en televisión. David Beckham recalaba en nuestro país, rubio como las candelas y de pelo recién lavado, se convertía en el icono a imitar por todos los hombres españoles y en suspiro de amor platónico de cualquier señora de entre 18 y 99 años.

 

El 22 de septiembre de 2003, el Real Madrid del inglés y el resto de la galaxia llegaba a Málaga. Jugaba de negro en una Rosaleda ansiosa por ver a sus ídolos y se llevó el triunfo de manera contundente. Ronaldo, Beckham y Guti eran los encargados de marcar por el conjunto blanco, mientras que Edgar besaba las mallas con el único gol malaguista. Un partido que no fue uno más para la redacción de Eco Deportivo. Y es que semanas antes se había venido fraguando un proyecto que comenzaría a rodar tras el pitido final del colegiado. La noche sólo había hecho comenzar y tras doce horas de incesante trabajo la primera copia de este medio de comunicación era recibida por la imprenta. Poco después veía la luz el número 1 de Eco Deportivo. Tras ese primer ejemplar, la presentación oficial se llevaría a cabo en el Centro Deportivo La Vega de Torre del Mar.

 

La primera temporada, que logró consolidar al medio como un referente en Málaga y provincia, terminó con la I Gala Deportiva Ciudad de Torre del Mar, en la que se dieron cita los distintos protagonistas de cada deporte, con presencia del Málaga Club de Fútbol y Unicaja Baloncesto. Era un cierre de campaña de excepción para un medio joven, recién nacido que derrochaba ilusión y también mucho trabajo.