El Málaga muestra sus carencias ante la Real Sociedad (0-2)


El Málaga Club de Fútbol se ahogó en su propia inoperancia. Fue un mero espectador de un partido que parecía que no iba con él, sobre todo desde la lesión de Sandro, que se llevó a la caseta lo poco que el Málaga podía ofrecer ante la Real Sociedad.

No fue el estreno soñado en casa para el 'Gato' Romero. Con su amigo Duda como director de juego, perdió sus efectivos de siempre, véase el caso de Camacho, lo que hizo que el equipo pareciera tener una venda en los ojos a la que Peñaranda puso el lazo. Y eso que quizá esas malas sensaciones no tengan que ver siempre con el vinotinto de pelo oxigenado, pero sobre el césped no transmitió nada.

Tampoco la defensa, que mantiene el nivel negativo a pesar de los cambios, pudo hacer nada ante el bajo nivel dispuesto y los contratiempos que el Mateu Lahoz provocó en la segunda parte, queriendo ser el protagonista de un choque que el equipo local se encargó de sentenciarse en contra.

Así las cosas, quedaba todo en manos de los de arriba, que corrían como pollo sin cabeza para hacer que no valga nada un desgaste que el equipo malaguista notó en la segunda mitad, quedando todo en manos de una Real que se vio con el partido ganado.

SIN SANDRO, OTRA COSA

Y eso que el partido no empezó mal para los de Romero. De hecho, estuvieron a punto de adelantarse en el marcador en los primeros minutos gracias a un centro de Sandro desde la izquierda que remataba mal el portugués Duda, que volvía al once titular. Fue la ocasión más clara de todo el partido y que dio paso a la catástrofe. Primero, a modo de aviso de la Real Sociedad en el 12, con un disparo de Willian José desde la frontal; y en el '20, donde se retiraba Sandro por lesión, dando entrada al debutante Peñaranda.

La Real manejaba con calidad el esférico en el ecuador del primer período, mientras los pupilos de Marcelo Romero se mostraban peligrosos con espacios al contragolpe en transiciones rápidas. En el cuadro donostiarra destacaron el talentoso Zurutuza y el exmalaguista Juanmi, muy activo por su constante movilidad. A pesar de algún intento esporádico blanquiazul, el marcador al descanso reflejó el inicial 0-0.

En la reanudación, era el equipo donostiarra el que comenzaba más enchufado, logrando por medo de Iñigo Martínez el primer tanto tras una falta directa que vio puerta gracias al toque de barrera (0-1, 49’).

El Málaga intentó reaccionar, pero pronto llegaría el segundo gol guipuzcoano. Lo hacía el ex malaguista Juanmi, quien a la salida de un córner remataba a bocajarro desde el segundo palo (0-2, 61’).

Fue entonces cuando el técnico uruguayo del Málaga dio entrada a Ontiveros, que entraba al terreno de juego en sustitución de Duda (64’) para dar más profundidad y verticalidad al perfil derecho del ataque. La dupla Santos-Peñaranda luchaba por superar a la consistente zaga realista, y el último cartucho en forma de cambio ofensivo fue la entrada de Juanpi por Pablo en el 76’. Nada de esto dio el resultado esperado. Y es que el Málaga mostraba su impotencia, incapaz de acercarse al área realista.

En la recta final del envite los malaguistas pusieron voluntad, pero faltó acierto ante un sólido rival que contemporizó y se llevó los puntos de Martiricos con solvencia. Aun así, el Málaga CF permanece en la zona tranquila de la tabla (13º) con 21 puntos.

#málagacf

Diario deportivo de referencia en la provincia de Málaga. Repasamos la actualidad del Málaga Club de Fútbol, Unicaja y todos los equipos de la provincia de Málaga.