• Redacción

Richi ‘Superstar’: Sus compañeros se rinden ante su exhibición ante Oviedo


MVPGuilleb.jpg

Poco se puede decir de Ricardo Guillén que no se haya publicado ya. Pero no solo en estos últimos días donde su último partido ha dado que hablar en la prensa local y nacional, sino durante toda su carrera deportiva. Es uno de esos jugadores que dominan en silencio, al que no le hace falta ser una superestrella para destacar.

El pasado domingo ante Unión Financiera Baloncesto Oviedo el Pabellón ‘Maestro Salvador Sánchez’ de Torre del Mar vivió uno de los momentos más intentos que se pueden vivir en una pista de baloncesto. Richi Guillén completó su mejor partido con la camiseta del Clínicas Rincón, yéndose hasta los 51 puntos de valoración total para darle la victoria al equipo por 88-86 y la consiguiente permanencia en la categoría tras la derrota del CB Prat ante Ourense. Sus estadísticas están expuestas en el olimpo de la FEB, porque muy pocos jugadores han sido, son y serán capaces de hacer algo como lo que hizo el tinerfeño.

Sus 41 puntos (15/20 en tiros de campo con 6/7 en triples), 8 rebotes (7 en defensa), 5 asistencias, 1 robo y 6 faltas recibidas tuvieron unos espectadores de excepción. Además de los más de 400 aficionados que llenaban las gradas, sus propios compañeros de equipo disfrutaron de algo sin igual, algo que posiblemente tardarán mucho en volver a ver y quien sabe si lo tendrán tan cerca. Los más jóvenes, esos que quizá no han seguido demasiado la carrera deportiva de Ricardo Guillén, quedaron maravillados ante tal clase magistral de baloncesto, y hasta ellos nos hemos acercado para que nos cuenten cuáles fueron sus impresiones antes, durante y después del mejor encuentro que han podido ver del ‘44’ con la camiseta del equipo axárquico.

Dos voces autorizadas en el vestuario como son Alfonso Sánchez y Tuti Sabonis ya conocían de lo que es capaz este jugador de 207 cm y que es considerado por todos como el mejor jugador que ha pasado por la Adecco Oro en todas sus ediciones. El jiennense crecido en Marbella asegura que cada día en Los Guindos asiste a una de esas clases magistrales. “Muchos se sorprenderán de sus 41 puntos ante Oviedo, pero a mi sinceramente no me sorprende. Lo hace casi todos los días entrenando, es algo a lo que nos tiene acostumbrados a los que estamos cerca de él”. Para Sabonis, “es un jugador espectacular, con un talento tremendo y una calidad impresionante. Tal y como diría Andrés Montes… Es un jugón”. Cuando intentan buscar una explicación lógica a tal partidazo, Alfonso explica que “podemos decir que llegaba después de un “mal” partido ante CB Prat donde sus porcentajes no fueron buenos y eso a Richi no le pasa dos veces seguidas”.

Algunos de los jugadores que compartieron vestuario con Guillén la temporada pasada como Rubén Gutiérrez o Maodo Nguirane tampoco habían vivido algo parecido. Siempre han tenido claro quien es Richi y conforme han ido pasando los entrenamientos y partidos han conocido de cerca su calidad. El base es uno de los encargados de servir balones en la pintura al de Tenerife y ante Oviedo no fue distinto. Para ‘Guti’, “el partido de Richi es para quitarse el sombrero. No nos sorprende demasiado verle hacer estas cosas porque lo hace todos los días en los entrenamientos. Eso sí, hacerlo en un partido tan importante como el del domingo tiene aún más mérito”. Mucho más allá va Nguirane. Su salto al primer equipo de Unicaja durante la primera parte de esta temporada se debe al gran aprendizaje que tuvo al lado de Ricardo Guillén la temporada pasada a las órdenes de Francis Tomé. El senegalés solamente tiene palabras bonitas hacia el que vuelve a ser su compañero de vestuario y del que aprende en cada momento a pesar de estar lesionado. “Para mí es un placer jugar y entrenar con alguien como él. Desde que llegó al equipo no ha hecho más que sumar y ayudarnos a todos. Tiene un talento espectacular. Le encanta estar cerca de los jóvenes y ayudarnos cada día. Es un maestro del baloncesto”.

El turno para las impresiones de los nuevos deparó alguna cara de sorpresa y algunos comentarios graciosos. Aún se recuerda por Los Guindos cuando regresó a Málaga este jugador superlativo a finales de agosto de 2013 y pocos eran los que sabían de la trayectoria de Ricardo. Este año no ha sido diferente. Y es que 41 puntos no se meten todos los días, y menos sumar 51 de valoración. Habla Romaric Belemene, uno de los ‘benjamínes’ del Clínicas Rincón. “Lo que hace Richi no lo hacen muchos jugadores, no lo hace cualquiera. Esos números, con esa edad, en una categoría como Adecco Oro… Tiene una calidad tremenda. Es un jugador muy listo y que conoce a la perfección esta liga. ¡Lo tiene todo dominado! Para un jugador joven como yo es un honor poder jugar con Richi en el mismo equipo. Desde aquí quiero felicitarle y darle las gracias por la aportación que hace cada día”. Así, José Alberto Jiménez, uno de los que comparte más vivencias e impresiones con el veterano pívot, explica que “41 puntos son una bestialidad. Jamás he visto algo así con un compañero de equipo, pero él no es un compañero cualquiera. Él es Richi Guillén”. José Alberto se siente orgulloso como todos, de poder disfrutar y aprender de tantas experiencias a su lado y nos destapa un secreto durante el partido del domingo. “Es un orgullo tenerle en el equipo. Recuerdo un momento en el segundo cuarto en el que me dice: “Hoy la lio”, y al descanso llevaba ya 25 puntos y 35 de valoración”. El de Coín sentencia diciendo que “cuando yo llegue a la edad que él tiene podré decirle a mis hijos que yo vi a Guillén meter 41 puntos y hacer 51 de valoración. Richi tendrá 50 años y seguirá siendo capaz de meter 40 puntos”.

Por último, otro de los ‘fichajes’ de la temporada, el macedonio Andrej Magdevski, tampoco había vivido algo así y destaca la gran importancia que tiene en el equipo el ‘44’. “Lo que hizo no pasa todos los días en un partido… En el Clínicas tiene una importancia espectacular y dependemos mucho de sus puntos. Con Oviedo todo lo que tiraba lo metía, fue un momento muy intenso. Tiene una enorme experiencia y aprovecha como nadie los espacios que le dan. Seguro que disfrutó mucho y no se le olvidará este partido. Fue increíble”.